martes, 26 de julio de 2011

Identidad y Globalización





Mira a tu aldea y será universal
Leon Tolstoy

Aunque la ecuación globalización e identidad pareciera dar un resultado de “agua y aceite” que hace que las masas progresistas asuman rápidamente una postura políticamente correcta snob de Antiglobalización, me parece que el concepto de esta problemática merece una visita para dar una vuelta a la tuerca.

En lo personal no soy un antiglobalización y menos creo que la principal herramienta globalizadora; Internet, sea perjudicial para la identidad de un lugar. Es más, creo que un correcto uso y un cambio de mirada, haría que se pueda convertir en justamente lo contrario, una tremenda herramienta potenciadora de identidad regional. 

Según mi particular mirada, la globalización es todavía un baile de adolescentes, una fiesta en que pareciera que la mejor estrategia es el ser similar, grupal, común, con códigos parecidos y en un total acuerdo. Simple que parece fácil.

Sin embargo, es justamente el elemento diferenciador, lo distinto, lo inusual, lo particular, lo que tú eres en realidad, lo que te llevará al éxito en un sitio donde pareciera que el lugar común es lo que se lleva.

Es justamente nuestra identidad nuestro mejor pasaporte para entrar en esta globalización. El que no lo tenga será tragado como algo completamente olvidable en el resumidero colectivo, no así el que se sabe auténtico. 

Siguiendo con la alegoría de la “fiesta de adolescentes”, podría asegurar que este ser auténtico y seguro de lo que es, será el que arrastre todas las miradas del baile. 

Internet nos da ahora todas esas herramientas comunicacionales que jamás pensamos en tener. Podemos estar en la lectura de muchos lugares diferentes, saltándonos todos los canales oficiales. Podemos hablar de nosotros mismos, mostrar nuestra cultura, nuestra particular mirada y conectar con alguien que anda en busca justamente de la información que nosotros y nuestra identidad posee.

Nunca tuvimos una mejor oportunidad para validar nuestra propia identidad y es solo nuestra responsabilidad hacerlo, tomándonos estos canales de información, publicando, buscando, mostrando.

Solo un detalle. Para lograr hacer esto, cada uno debe amar lo que es, no debe dudar ni por un segundo de su particularidad, no debe perder nunca de vista su propia visión y cosmovisión avalada por lo que se es y su gran sustrato identitario. Esta actitud provoca siempre encuentros y no desencuentros, provoca aceptación del otro en su diversidad, nos hace entender cuán diferentes y cuán similares somos.

Claro está que si no te amas, si no te gusta lo que eres, si prefieres desechar tus propios códigos y asumir el lugar común, aunque creas que eres global en realidad no lo eres. Esa no es ya culpa de la globalización, es tu propia culpa.

La hermosa paradoja es: Solo el ser con identidad, será a su vez inmediatamente un ser global y universal.

Leo Silva

1 comentario:

  1. Muy interesanta tu comentario. Saludos de México

    ResponderEliminar